Centro para la mujer y el bebé

Consulta nuestros artículos y vídeos

🔎
Mostrando un artículo
🔄
28 de Noviembre de 2016

Cómo elegir un buen juguete

Un buen juguete es aquél que ayuda al desarrollo tanto sensorial e intelectual como motriz del niño y es adecuado a su nivel de desarrollo.

Cómo elegir un buen juguete

Según Albert Einstein: "Los juegos son la forma más elevada de la investigación". Por lo que es importante que también sea un juguete que estimule el pensamiento creativo, abierto en cuanto a posibilidades para que cada niño/a lo explore a su manera. Y que este mismo juguete le permita nuevos descubrimientos con el paso del tiempo.

Lo que habitualmente se entiende en el mercado por juguetes, muchas veces provocan acciones limitadas, son atractivos a la vista, pero pobres en el juego. Me refiero a juguetes a los que aprietas un botón y funcionan solos, hablan, te piden lo que debes hacer, juguetes con una sola finalidad... Cuanto menos cosas haga el juguete más activo será el juego, y más pondrá en marcha la creatividad y fantasía del niño.

También se abusa mucho del uso del plástico, lo que quita al juguete riqueza sensorial. Además, la riqueza de un material natural, como la madera, la lana, la tela, el metal o la cerámica nos conecta, indirectamente, con la naturaleza. O con las manos creadoras de algún artesano/a.

Según Piaget, el niño durante los dos primeros años se encuentra en una etapa sensorio- motora: necesidad de movimiento y desarrollo de sus sentidos.

De los 4 a los 10 meses se interesan por el mundo que les rodea. Aprenden a coger, agitar y golpear objetos. Pasan del volteo, reptado y gateo a sentado.
Desean objetos que puedan ver bien, coger, chupar, agitar, golpear el uno con el otro, pasar de una mano a la otra, oler, hacerlo rodar, abrir y cerrar, rellenar con otro material y vaciarlo.
Son adecuados:
- Mordedores de diferentes texturas y fácil agarrre.
- Anillas de madera (a las que se pueden añadir cintas).
- Pelotas de diferentes texturas: con espacio para agarrarlas con los dedos y más adelante perseguirlas.
- "La panera de los tesoros" por excelencia, por toda su versatilidad; rica en objetos y texturas, en la que puede descubrir una y otra vez y combinar objetos no estructurados (mirar en el Blog de la página web de Llevadonas el artículo específico que habla sobre ésta).
- Rodari (para perseguirlos).
- "Botellas sensoriales".
-Una alfombra amplia para jugar en el suelo.
- Suelo acolchado (tipo puzzles grandes) para permitir libre exploración y movimientos.
- Cilindro hinchable para descubrir sus posibilidades de movimiento corporal.
- "Pinturas comestibles": chocolate a la taza, harina + agua + colorante alimenticio, yogur + colorante alimenticio, quesito de untar + colorante alimenticio, medio limón cortado por la mitad + azafrán, pintar con fresas maduras...
- Pintura de dedos
- "Bandejas sensoriales", en bandejas de madera. Añadir: arroz, harina, piedrecitas, piñas, sal, arena, comida para pájaros, paja, brócoli entero, coliflor...para dejar investigar con los pies y manos más adelante.
- Instrumentos musicales: cascabeles, triángulo, tambor, caja china, maraca, castañuela, platillos.

De los 11 meses a los dos años intentan descubrir las variaciones de un objeto: cómo rueda, cómo cae por un plano inclinado, cómo desaparece y vuelve a aparecer, etc.
Sus movimientos son cada vez más precisos y su motricidad fina se va perfeccionando.
Una vez adquieren la marcha disfrutan andando, moviéndose, descubriendo las posibilidades de su cuerpo.
A esta edad da la sensación que no "juegan a nada" ya que necesitan explorar el espacio, subir, bajar, agacharse, dar vueltas sobre sí mismos...
Son adecuados:
- "Juego heurístico": juego de exploración y descubrimiento de material variado como la panera de los tesoros, que sería el sigüiente nivel a la panera. Pero esta vez en diferentes recipientes para acabar recogiendo y clasificando cada material.
- Muñecos de arrastre.
- Construcciones.
- Apilables/ torre.
- Instrumentos de percusión: xilófono, tambor, platillos... para mejorar la coordinación óculo- manual.
- Juegos para golpear con martillo.
- Correpasillos (para ejercitar sus piernas, control corporal y conocer su cuerpo).
- Pelotas de diferentes materiales.
- Puzzles de botón (para mejorar la motricidad fina y coger con los dedos índice y pulgar).
- "Cajitas de permanencia" (Material Montesori).
- " Bandejas/ cajas sensoriales"
- "Pinturas comestibles" y de dedo (ya se pueden introducir pinceles gruesos y cortos)
Pintar siempre sobre grandes superfícies (ya que sus movimientos son aún amplios y poco precisos). Se recomienda pintar sobre papel de embalar o DIN 3. Con manos, pies, dedos...
- Cestos para transportar.
- Cajas para poder entrar/ salir, meter objetos, arrastrar...
- Hamaca/ balancín
- Cuentos de imágenes sencillas de diferentes materiales.

De los 2 a los 3 años empiezan a adquirir mayor control de las manos, sobre todo en la perfección de la "pinza" (uso del índice y pulgar para coger los objetos).
Aparece la función simbólica y el uso del lenguaje.
El juego simbólico permite que un mismo objeto pueda tener diferentes funciones. Cuanto menos preciso sea el juguete más espacio dará a la imaginación. (Por ejemplo, un coche "neutro" puede ser una ambulancia o un coche de bomberos).
Son adecuados:
- "Cajas sensoriales" para llenar y vaciar recipientes pequeños, junto con cucharas de madera y metal de diferentes medidas, cucharones de madera, embudos, coladores, flaneras de metal, pequeños cazos, tubos de wc, etc.
- Construcciones de diferentes materiales: de madera, de los que se reflejan en el suelo, arco iris, cubos, de tronquitos...
- Bicicleta sin pedales.
- Juguetes de soplo (para favorecer el habla): flauta, trompeta, armónica, pomperos, molinillos...
- Pasta de hacer pan, pasta de sal, barro.
- Pinturas diversas
- Pinceles
- Pizarra y tizas, que a la vez sirve como caballete para enganchar papel encima.
- Ceras blandas
- Pegatinas
- Puzzles de botón
- Cuentos diversos
- Pelotas
- Hamacas
- Instrumentos musicales
- Cestos y carretilla para transportar objetos.
- Muñecas "con aspecto de bebé".

A pesar de este listado, no conviene olvidar que los mejores juguetes muchas veces se encuentran en la misma naturaleza o en casa: piedras, palos, piñas, agua, tierra, diferentes recipientes, cajas de cartón, tubos de rollo de papel, telas, cuerdas, pinzas de la ropa, etc.
Objetos para "hacer" sin un fin concreto con los que el niño conseguirá crear aquello que necesite en ese momento.

Pero EL MEJOR JUGUETE SOMOS NOSOTROS, con nuestros juegos, nuestras cosquillas, nuestras caricias, nuestras risas, nuestras canciones... jamás un juguete nos podrá sustituir.

Y EL MEJOR REGALO que le podemos hacer a un niño es pasar tiempo de calidad con él: mirarlo a los ojos, escucharle, hablarle sobre lo que estamos haciendo, sobre lo que él hace, lo que siente, lo que sentimos, observarlo, acompañarlo de paseo a su ritmo (no siempre al del adulto). Ahora subo en esta barandilla, ahora bajo... Veo una hoja, la cojo, la miro, te la enseño, ¿qué es eso?

Proporcionarle espacios amplios en los que pueda moverse y expresarse en libertad y a su ritmo, al aire libre si es posible y en plena naturaleza.

Eva Mª García Vargas. Maestra de ed. Infantil

Bibliografia:
- "Educar a l’infant a l’escola bressol" de Elinor Goldschmied. Publicacions de Rosa Sensat. Temes d’infància. Educar de 0 a 6 anys.
- “Material sensorial (0-3 años)” manipulació y experimentación de Berta Vila i Cristina Cardo. Ed. Graó
- "Desarrollo y estimulación del niño de 0 a 3 años" de Rosa María Iglesias, Rafael Sanz y Marisol Justo. Ed. Salvat