Centro para la mujer y el bebé

Consulta nuestros artículos y vídeos

🔎
Mostrando un artículo
🔄
31 de Agosto de 2015

Actividades para favorecer el desarrollo psicomotor en casa (I parte)

El movimiento corporal tiene una incidencia muy importante en el desarrollo tanto físico como psíquico del niño. Según Lapierre y Acucouturier, padres de la psicomotricidad moderna, el niño organiza, despacio, el mundo a partir del propio cuerpo”. Según las autoras del libro:”Guía de actividades y de equipamientos para la educación física 0-3 “, editado por la asociación de maestras de Rosa Sensat,“es básico para el niño poder moverse en libertad, puesto que el movimiento es el medio que él emplea para conocer cuáles son sus capacidades y cómo utilizarlas para lograr nuevos retos”.

Actividades para favorecer el desarrollo psicomotor en casa (I parte)

Las secuencias básicas de movimiento (girar la cabeza, levantarla, levantar los brazos, voltear, arrastrarse, sentar, andar, saltar...), compartidas con otras especies animales, se expresan durante los tres primeros años de vida y son universales. Por lo tanto, no hay que “enseñarlas”. Todos los niños las manifiestan espontáneamente si el ambiente se lo permite.

Importante dar espacio de movimiento amplio (hacia el mes de vida aproximadamente). El suelo es lo mejor, puesto que les da seguridad. Poner ropa cómoda que permita amplitud de movimiento y pies descalzos para que pueda aprovechar todo su movimiento y empuje. 

A continuación presento actividades que se pueden hacer en casa de manera secuenciada para favorecer el desarrollo psicomotor sin interferir en su desarrollo natural, ni forzando posturas a las que todavía no ha llegado por él solo, como expliqué al otro artículo sobre “La estimulación precoz”.

PARA FORTALECER EL TONO MUSCULAR

Masaje infantil (cada día)

  • Otros estiramientos para mejorar el tono muscular:

(Con el bebé estirado hacia arriba, repetir unas 5 veces cada movimiento. Según la predisposición del bebé. Nunca obligar ni forzar el movimiento. Poco a poco se puede incrementar el número de repeticiones. Se hacen después del masaje, pero también se pueden realizar en otro momento).

  • Flexionar las piernas con suavidad hasta presionar el abdomen y volver a estirarlas. Realizar el mismo movimiento alternando una pierna y la otra. 
  • Con las piernas flexionadas, rotar hacia un lado las dos piernas a la vez sobre el abdomen. Hacia un lado y hacia el otro.
  • Abrir y cerrar los brazos sobre el pecho de forma que se crucen. Después alternando los brazos intentar estirarlos, uno hacia arriba y el otro cabeza abajo.
  • Estirar el brazo con la pierna contraria alternando uno y otro. Después lo mismo pero cruzando sobre el pecho y brazo contrario.
  • Levantar suavemente las dos piernas a la vez hasta levantar las lumbares del suelo.
  • Flexionar las piernas y coger pies y manos del bebé. Hacerlo rodar hacia un lado y el otro del cuerpo, como un balanceo sobre él mismo. (A veces ayuda poner palabras al movimiento como por ejemplo: “din-dan, din-dan”).
  • Poner la palma de la mano bajo los pies del bebé para que se impulse. También se puede hacer con el bebé hacia abajo.
  • Tenerlo ratos en los brazos, puesto que fortalecerá su cuello y espalda en general. Una buena manera es el porteo (con fulares o mochilas ergonómicas).
  • Dejarlo cada vez más rato en el suelo con objetos para que él solo vaya haciendo movimientos que lo irán fortaleciendo de manera global.

EJERCITAR CAMBIO DE POSTURA Y DESEQUILIBRIO

  • Encima de una pelota de pilates o de playa, colocar al bebé sobre su barriga y, si se encuentra a gusto (importante aguantar con firmeza para que se sienta seguro), balancear hacia delante y hacia atrás, hacia un lado y hacia el otro). 
  • El adulto se estira hacia arriba en el suelo y coloca al bebé sobre él de forma que le pueda ver la cara mientras le habla y acaricia suavemente la espalda.
  • Estirar al bebé sobre su barriga en el suelo y colocar en su línea de visión un juguete que le guste para invitarlo a levantar la cabeza (una caja musical suele gustarles mucho).
  • Se puede ir moviendo para que explore y mueva la cabeza hacia un lado y hacia el otro. También es importante mirarlo e irle hablando para llamar su atención.
    (Nunca forzar porque no lo ayudaremos y llorará cuando lo dejemos en el suelo. También acompañar para que no se sienta solo. Muchos padres dicen que su pequeño no quiere restar en esta posición. Quizás se ha sentido forzado, cansado o solo. Poco a poco irá cogiendo fuerza y autonomía aumentando el tiempo, pero al principio se tiene que acompañar mucho y siempre ofrecer objetos que los motiven mucho).

En el próximo artículo trataremos sobre la coordinación óculo-manual, la rotación/volteo, el gateo y el ponerse de pie y caminar. 

Eva Mª Garcia Vargas. Mestra d’Ed. Infantil.

 Bibliografia:

“Guia d’activitats i d’equipaments per a l’educació física 0-3” Marisol gelonch i Fillat, Mercè Bassedas i Ballús, Montserrat Bastardes i Porcel, Mercè Vilaró i Tamburini.Edita Rosa Sensat

 “Fundamentació de la práctica psicomotriz” Bernat Aucouturier

 “Masaje infantil” Guia práctica para el padre y la madre. De Vimala Schneider. Ed.Medici