Centro para la mujer y el bebé

Consulta nuestros artículos y vídeos

🔎
Mostrando un artículo
🔄
27 de Enero de 2017

¿Es normal que después de un parto el sexo sea doloroso?

Son muchas las mujeres que sufren molestias o dolor cuando reinician la actividad sexual con penetración después de un parto. Mientras que algunas de ellas lo comentan cuando se visitan con sus ginecólogos, comadronas o fisioterapeutas especializadas en suelo pélvico, otras muchas sufren en silencio este problema por pudor o bien porque piensan que es normal.

¿Es normal que después de un parto el sexo sea doloroso?

A pesar de ser habitual, tampoco se tiene que considerar normal, por lo que se tendrían que evitar las relaciones sexuales cuando resultan desagradables o dolorosas, puesto que mantenerlas en estas circunstancias puede empeorar la situación. Si las relaciones no son satisfactorias, las ganas de repetir serán cada vez menores y la líbido disminuirá. También cabe la posibilidad que la musculatura se ponga en tensión y aumente todavía más la sensación molesta, dificultando así la penetración.

Lo mejor que se puede hacer es comentar la problemática con la pareja para buscar la manera de que el contacto sexual no sea doloroso. Y tener presente que la penetración no es imprescindible para mantener un relación sexual plenamente satisfactoria. 

Las causas más frecuentes de molestias durante las relaciones después del parto son la sequedad vaginal y la falta de elasticidad de las cicatrices. La sequedad vaginal es causada por el cambio hormonal producido por la lactancia materna. Resulta muy fácil de solventar utilizando una lubricación extra. La falta de elasticidad de las cicatrices, que muchas veces se producen durante el parto, ya sea por las episiotomías o por los desgarros, se puede solucionar con técnicas de masaje de las cicatrices que un fisioterapeuta especialista puede enseñar con el objetivo de dar elasticidad y mejorar la sensibilidad de la zona.

Lo más importante es saber que este problema tiene solución y que no hay que estar sufriendo dolores durante tiempo esperando que desaparezca de manera espontánea.

Marta Andreu
Fisioterapeuta Col. 4006