Centro para la mujer y el bebé

Consulta nuestros artículos y vídeos

🔎
Mostrando un artículo
🔄
14 de Septiembre de 2015

Actividades para favorecer el desarrollo psicomotor en casa (II parte)

El movimiento corporal tiene una incidencia muy importante en el desarrollo tanto físico como psíquico del niño. En esta segunda parte, os explicamos la coordinación óculo-manual, la rotación/volteo, como favorecer el gateo y ponerse de pie y andar.

Actividades para favorecer el desarrollo psicomotor en casa (II parte)

COORDINACIÓN ÓCULO-MANUAL

Estirar al bebé hacia arriba en el suelo encima de una manta y, con un cordel largo, enganchar diferentes objetos a la altura de sus manos cuando las estire.

Al principio, antes de que empiece a poder tocar los objetos, sólo los mirará. Le llamarán la atención aquellos que tengan colores muy relucientes y con contrastes.

Pueden ser ropas con puntitos, líneas, estampados variados, cd’s que giran brillantes (por el detrás se los puede enganchar gomaeva de purpurina).

Se pueden colgar todo tipo de objetos y que no presenten peligro: campanillas, cascabeles, bolas de navidad, sonajeros, cucharones de madera, cintas, ... Los mismos juguetes que tiene, también enganchados.

Más adelante, cuando ya pueda coger con las manos los objetos, cuanto más variados de textura y forma, más riqueza le aportará: piezas de aguja de gancho, rafia, esponja, cucharón metálico...

LA ROTACIÓN/ VOLTEO

El niño con un buen tono muscular rodará sobre él mismo como primer movimiento de desplazamiento.

Dejar al niño hacia arriba en el suelo y dejar a su alcance juguetes/objetos que le llamen la atención a un lado y a otro. Esto provocará que tenga que girar si los quiere coger.

El adulto tiene que dejar que sea él quien llegue a los objetos, no hacerle el movimiento, recordar que él tiene que llegar solo y que todo movimiento es de transición para llegar a otro. Acompañar con la mirada sentado cerca de él.

FAVORECER EL GATEO

Aspectos a tener en cuenta:

- Ropa: cómoda, descalzo (incluso sin pantalón para que pueda aprovechar todo su impulso y movimiento).
- Espacio: sobre un suelo que deslice adecuadamente (la mantita se va arrugando y no permite desplazamiento). Se aconseja un colchón, pero en casa podemos usar un suelo de gomaespuma, que más adelante frenará posibles golpes en plena fase de experimentación motriz del niño (mínimo 2x2 m).
- Papel del adulto: Acompañamiento visual. Intervencionista en el momento de provocar con sus expresiones para que lo siga, y de observador- acompañante alentador en todo momento, para que el niño se sienta seguro y apoyado.
- Respeto hacia el ritmo de cada niño y la modalidad de cada uno de desplazamiento.
Al principio se arrastrarán sin levantar el tronco de suelo, empleando los brazos y piernas (reptación) por una superficie plana, más adelante levantan el tronco y se desplazan sobre las cuatro extremidades (gateo) por diferentes espacios. Algunos se arrastran al principio hacia atrás y con el gateo algunos adoptan formas personales como sentados, ayudados por las piernas y la pelvis.
Algunos se desplazan impulsando los dos pies, otros sólo moviendo una pierna, otros sentados apoyando las manos y arrastrando el culo...

Situaciones:

El adulto se estira en el suelo mirando al niño y lo provoca para que lo siga. El adulto se va desplazando hacia atrás.

Ponerle delante, a cierta distancia, algún objeto que le llame mucho la atención (a veces el objeto más simple para nosotros y que él ve a menudo pero no lo toca, como por ejemplo un marco de fotos, una planta con flores, nuestras llaves, nuestra cartera, un utensilio de cocina...).

Dejar por el suelo todo tipo de juguetes para que los vaya descubriendo.

Ofrecer un juguete/objeto que ruede: pelota, rodario de madera con cascabeles dentro, una naranja...

Encima de nuestra cama invitarlo a pasar obstáculos: nuestros cuerpos, las almohadas, la manta...

Encima de la zona de goma-espuma poner almohadas, el de lactancia, cilindro hinchable, pufs... para ofrecer diferentes situaciones de movimiento: equilibrios/desequilibrios, volteos y nuevas posturas que irán surgiendo en su descubrimiento de movimiento y transiciones: subir a cuadropedia, ponerse sobre las rodillas, rodar adelante y atrás, apoyarse e iniciarse en la bipedia, mientras pasa por mil posturas y arrastres que le permiten la fuerza y seguridad necesaria para ir descubriendo todas sus posibilidades.

BIPEDIA (PONERSE DE PIE Y ANDAR)

Gracias a todos los movimientos de transición el niño irá probando sus posibilidades y conforme los va descubriendo y superando, les invade una satisfacción inmensa, con gritos y sonrisas. No hay nada más satisfactorio que conseguir los retos por un mismo.

Poner al alcance del niño puntos de apoyo que le permitan levantarse por él mismo: pufs, barandillas, sofás, sillas, cajas... él irá probando y aprenderá a hacer y deshacer la posición, dejarse caer para seguir desplazándose en cuadropedia, y despacio, desplazarse andando con apoyo, hasta que se vaya soltando y lo haga a solas.

Eva Mª Garcia Vargas. Mestra d’ed. Infantil.

Bibliografia:
“Guia d’activitats i d’equipaments per a l’educació física 0-3” Marisol gelonch i Fillat, Mercè Bassedas i Ballús, Montserrat Bastardes i Porcel, Mercè Vilaró i Tamburini.Edita Rosa Sensat

“Fundamentació de la práctica psicomotriz” Bernat Aucouturier


“Masaje infantil” Guia práctica para el padre y la madre. De Vimala Schneider. Ed.Medici